¿Qué es la Gestalt?

El enfoque Gestáltico es una excelente teoría y técnica psicoterapéutica, y una posibilidad de conocimiento y transformación personal. Los valores se trasmiten fundamentalmente por las acciones, exigiendo un profundo cambio pedagógico.

Con los programas que ofrece el Centro Gestáltico San Isidro (CGSI), los alumnos lograrán aplicar estas técnicas a su campo; quienes trabajan como docentes adquirirán una mirada diferente, los coordinadores de grupos tendrán recursos poderosos en el proceso grupal, y los terapeutas podrán incorporar el enfoque Gestáltico a la atención de sus pacientes.

En el vertiginoso mundo contemporáneo, el enfoque Gestáltico permite contener y crecer, y es una mirada abierta que posibilita la interrelación y el desarrollo de la autoexpresión.

¿Qué es la Gestalt?

La palabra Gestalt es alemana y significa estructura, forma o configuración. Fritz Perls (1893 – 1970), médico alemán y psicoanalista disidente, usó este término para nombrar el abordaje que propuso en los Estados Unidos, como una nueva psicología.

El enfoque gestáltico es una filosofía de vida. También es una psicoterapia profunda y moderna. La forma de estar en el mundo que propone la Gestalt es: Ser conscientes de nuestras experiencias en el presente haciéndonos responsables de nuestros actos.

La presencia y responsabilidad se combinan con una aguda percepción del mundo y con la capacidad de encontrarnos profundamente con los seres humanos, con el universo que nos rodea.

Se concibe a la gestalt como una poderosa terapia experiencial, en el aquí y ahora. Puede ayudar a curar las propias heridas y superar los bloqueos emocionales, a la vez que conduce a la integración de las diferentes partes que componen el ser.

La formación que ofrece el Centro Gestáltico San Isidro (CGSI), apunta al desarrollo personal como clave imprescindible para el trabajo con personas dentro de un proceso de confianza y respeto.

Además se orienta hacia el aprendizaje de las principales herramientas técnicas que dicho modelo propone.

Los alumnos: docentes, coordinadores grupales, terapeutas y otros profesionales de la salud, logran aplicar el enfoque gestáltico a su campo de trabajo, adquieren una mirada diferente, ampliando el campo de posibildades de solución e incorporando recursos poderosos en el proceso grupal, entre otos beneficios.